Sombreros para el novio

El uso habitual de sombreros va desapareciendo con el tiempo, sin embargo es un detalle muy distinguido y sofisticado para que el novio luzca especialmente elegante y original en el día de su boda.

Es de los pocos complementos tan efímeros en su uso y al mismo tiempo tan relevantes e inolvidables.

El uso correcto lo deja restringido solamente a espacios abiertos, por lo que seguramente el novio lo llevará puesto por un breve lapso de tiempo, pero bien vale la elegancia. 

El padrino, caballeros, e incluso pajes pueden lucir coordinados con elegantes sombreros al igual que el novio, y darle así un porte más distinguido aún a la ceremonia.

Es un complemento especialmente adecuado si la boda o el banquete se celebra al aire libre, sobre todo en bodas campestres formales. 

Hay distintos tipos de sombreros, más clásicos, más tradicionales, o más originales para que el novio elija el que mejor vaya con su look personal, acorde con el estilo de la boda y en armonía con el atuendo de la novia.



5 sombreros para una misma ocasión



1 Sombrero de copa alta, top hat, galera o chistera



Ideal para las bodas y eventos más formales, es el sombrero más distinguido y solemne que pueda vestir un novio.

Está indicado para complementar frac, chaqué o traje formal.

Es un sombrero de seda o paño de ala corta, su copa tiene una altura entre 11 y 14 cm., y es sutilmente más ancha en su parte superior.
 

Se suelen confeccionar en color negro o gris claro, con una tira de seda negra. Acompaña exquisitamente una chalina y un par de guantes gris perla.

 

2 Bombín



Ideal para bodas y celebraciones semiformales. Por lo general es de color negro, de ala estrecha y corona redonda y rígida.

La mayoría se confeccionan en fieltro o lana, aunque los más exclusivos son realizados en piel de conejo.

Fue de los sombreros masculinos con mayor tradición, llegando a ser un accesorio imprescindible ya que ofrecía una ventajosa opción intermedia entre la formalidad de la chistera asociada a la clase alta, y la informalidad de los sencillos sombreros de fieltro que solía llevar la clase media.

 

3 Trilby



Se trata de un elegante sombrero de corona intermedia hundida en forma de lágrima y ala corta, con la parte trasera curvada hacia arriba.

Este sombrero alcanzó su máxima popularidad en los 60, por ser un accesorio adecuado para usar dentro de coches de techo más bajo, y gracias a la influencia de estrellas de cine y cantantes. 

 

4 Fedora



Es un sombrero tradicional serio, especial para lucir en celebraciones formales y también casuales. Tiene un aspecto parecido al trilby, aunque con el ala más ancha con cierto doblez, y una corona más alta. 

Generalmente está hecho en fieltro de diferentes colores, siendo los más comunes el blanco, café, gris y negro. Para acompañar un atuendo formal, debe llevarse derecho, centrado y con el ala paralela a las cejas.

Muchos fedoras tienen una banda ancha alrededor de la corona, a veces de diferente material y color que el sombrero.

En ocasiones se estila combinar dicha cinta con la corbata y el pañuelo, o hacer un contraste de colores y telas para lograr un efecto más deslumbrante y desenfrenado.

Para ocasiones más informales se puede llevar inclinado hacia un lado, o hacia abajo y adelante para crear un aspecto menos solemne.
 

El origen de este sombrero data de finales del siglo XIX en el ámbito teatral, donde una princesa llamada Fedora aparecía luciendo uno, y el nombre del personaje se asoció con el estilo. 

 

5 Pork pie



Se presta espectacularmente bien para bodas más informales y de estilo romántico. Su nombre, pastel de cerdo en inglés, se debe al  parecido del sombrero con el popular pastel. 

Es redondo con una corona plana, y un ala corta que se puede girar hacia arriba, o llevar plana. Pueden estar hechos en fieltro, terciopelo, o paja.

Los jóvenes italianos de la clase media del siglo XV lucieron los primeros pork pie, y para mediados del siglo XIX los llevaban hombres y mujeres.

Las versiones femeninas eran pequeñas, con largas cintas alrededor de la corona, y se llevaban inclinados hacia adelante de la cabeza para dar espacio a los peinados. La versión masculina complementaba perfectamente un estilo muy mundano.  

 

Importante


- Es imprescindible asegurarse llevar el tamaño correcto, de manera que no caiga sobre las orejas, ni deje una marca roja en la frente al quitarlo. 

- El material del sombrero debe ir acorde a la estación del año.

Para el invierno lo más apropiado y recomendable es lucir sombreros de fieltro de lana o piel, y para el verano de algodón o fibras naturales como la paja.

 

Deslumbrante


Llevando un complemento tan especial como es el sombrero se podrá realzar, deslumbrar y dar mucha sofisticacion al trabajo fotográfico de la boda, dando a las imágenes un aspecto y carácter muy original, refinado, romántico y desenfadado.