Feng Shui aplicado a Eventos

Arte oriental

El Feng Shui es un arte milenario que permite interpretar cómo fluye la energía universal, y ver de qué manera afecta al hombre, para así crear ambientes más sanos y prósperos para los individuos.

Debemos tener claro que el hombre es energía, Chi, o fuerza vital, y parte de esta energía universal. 
 
A través de técnicas, se equilibra y armoniza la energía de los espacios físicos, y de cada individuo, con el propósito de poder sentirse mejor y más saludable, en el propio entorno y ambiente personal.

Encontrar entornos saludables permitirá generar los cambios que lleven a sociedades saludables.
 

Feng Shui en eventos

 
Aplicar los conocimientos del Feng Shui a un evento o celebración podrá ayudar, a nivel energético, a un armónico y buen desarrollo del mismo. 
 
Hay especialistas en el asesoramiento y la organización de eventos, que además de realizar el estudio de Feng Shui, utilizan la astrología china de los cuatro pilares, para así seleccionar la mejor fecha para cualquier celebración, reunión, exposición, etc. 
 
A través de estas técnicas se seleccionan además los colores, materiales, y los arreglos más adecuados, para cualquier tipo de celebración: conferencias, cursos, exposiciones, fiestas, stands, inauguraciones, seminarios, presentaciones, etc., y todo tipo de celebración social y familiar, como bodas, 15 años, primera comunión, graduación, etc.
 

Manejo de la energía en los eventos

 
Una energía muy poderosa inunda toda celebración, y esta mana fundamentalmente de las emociones, sentimientos y pensamientos, de invitados, familia, amigos íntimos, y por supuesto de él o los homenajeados.
 
A esto se suma la gran cantidad de energía que representan los simbolismos y rituales que suelen practicarse en distintos tipos de celebraciones o eventos, cualquiera sean las tradiciones o culturas que las impongan: boda, bautismo, primera comunión, graduación, y hasta en una fiesta de fin de año, así como también en diversos eventos corporativos.
 
Esto hace que el espacio donde se celebre la ceremonia, deba estar bien armonizado, para que estos grandes cúmulos de energía puedan fluir de manera armónica, y lograr que el disfrute esté garantizado, y además asegurarnos que se recargue de positivismo y éxito.
 

Una boda como ejemplo 

 
La boda es la unión de dos personas que se aman y manifiestan públicamente su amor y sus deseos de unión en matrimonio.

La ceremonia es un ritual sagrado lleno de simbolismos y promesas, y la fiesta es un cúmulo de celebraciones y bendiciones para los novios, en un entorno  muy festivo y alegre.
 
Al haber tanta energía de felicidad y amor, puede llegarse al extremo de la euforia, las lágrimas, y crearse así un gran desequilibrio energético.

La falta de armonía y equilibrio en el ambiente propicia un desequilibrio real, que deviene en conflicto. 
 
Un buen Feng Shui aplicado en la celebración o evento, nos ayudará a prevenir este tipo de sucesos y en cambio garantizar cosechar lo mejor de cada momento y circunstancia.
 

Elegir la fecha más favorable

Para el Feng Shui, es muy importante la elección de la fecha más apropiada para casarse. La elección del año, mes y día, se determina en base al signo animal de cada uno de los novios, según el horóscopo chino. 
 
El mejor año para casarse, es el año que sea más favorable al animal correspondiente a uno de los novios, aunque va a ser más importante tomar en cuenta el signo de la persona que ocupará el rol de sostén de la familia. Se deben evitar los años desfavorables a los signos animales, de cualquiera de los novios.
 
Por otro lado, para el Feng Shui los números relacionados con el 8 y 9 son los días más propicios para realizar una boda, por lo que todos los números que terminen con 8 y 9: 18, 19, 28, 29,  son también propicios para celebrar una boda.
 
El número 8 representa el amor, y el número 9 representa la eternidad. Teniendo en cuenta esta relación, el día 18 sería el día ideal para una boda, ya que termina con el número 8 y además su suma es 9, creando una armonía perfecta.
 
En el caso de que ninguna de estas fechas sea posible, los números resultantes de la suma de los números  8 y 9 también se consideran fechas auspiciosas.
 

Dejar circular la energía

Se debe procurar que el Chi, energía, circule fluidamente en el lugar de la celebración.  Esto se logra buscando que haya suficiente espacio entre el mobiliario y los objetos decorativos.
 
Lo ideal es colocar las mesas en zig zag, ya que esta disposición favorece el recorrido de la energía por la sala. Si hay  columnas, se recomienda disimularlas con plantas.
 
Evitar rincones oscuros, ya que no permite que la energía circule libremente. Para lograrlo, se pueden poner plantas o iluminar las esquinas.
 

Buscar  la orientación favorable

Los seres humanos somos energía, por lo que nuestro Chi, o energía corporal, también tienen una orientación magnética.

La fecha de nacimiento determina las características de nuestro chi vital, a través del número personal o Ming Kwa.
 
A cada persona  le corresponde un número, o Ming Kwa con 4 orientaciones favorables y 4 desfavorables del Pakua, con sus 8 puntos cardinales: Norte, Noreste, Este, Sureste, Sur, Suroeste, Oeste y Noroeste. 
 
El Bazhai o sistema Este y Oeste del Feng Shui divide a las personas en dos grupos, Este y Oeste, y marca las orientaciones favorables y las orientaciones desfavorables para cada individuo.

Conociendo estas orientaciones podremos definir y aprovechar al máximo las ubicaciones y fuerzas  magnéticas  que individualmente nos benefician.  
 
Estar frente a nuestras orientaciones favorables potencia una energía vital que nos fortalece y nos hace sentir fuertes y felices. Orientados favorablemente, recibiremos energía favorable.  
 
Los novios podrán elegir una iglesia o templo que tenga el altar de tal forma que queden encarando hacia una de sus orientaciones favorables para ellos. 
Si los novios son del mismo grupo energético, es más fácil, pero podría ser que los novios pertenezcan a distintos grupos energéticos. 

En este caso podría darse a uno de ellos la orientación más favorable en la ceremonia religiosa, y al otro potenciar su energía vital en el entorno del salón o lugar donde se realice la celebración de la boda.
 

Armonizar con el Pakua o Bagua.

El Pakua, son los 8 lados, entradas, puntos cardinales o aspectos de la vida. Puede ser una rápida y efectiva guía para ubicar y activar favorablemente cada zona, y lograr que el lugar elegido para la celebración guarde una exitosa armonía.
 
Cada entrada o lado del octágono representa un aspecto de nuestra vida y se puede activar con colores, plantas, elementos, y hasta con aromas y sonidos. 
 
Norte: está asociado al agua, relacionado al invierno, es la orientación del trabajo y la profesión, y en un matrimonio simboliza la estabilidad y el apoyo. Se activa con los colores negro, azul y verde.
 
Noreste: asociado a la tierra, es la orientación del aprendizaje y el saber, es el área del conocimiento, y en el matrimonio simboliza  tolerancia y  paciencia. El elemento tierra se activa con los colores amarillo o terracotas.
 
Este: asociado a la madera, es la orientación de la salud, y en el matrimonio simboliza bienestar familiar. Lo activa el color verde.
 
Sureste: asociado a la madera y el agua, es la orientación de la riqueza y la fortuna, relacionada con la primavera, y en el matrimonio simboliza prosperidad y abundancia. Colores verde o púrpura lo activa, así como también una planta sin espinas o picos sería un buen activador. Es una orientación muy importante de activar en una boda.
 
Sur: asociado al fuego, es la orientación de la fama y el prestigio, simboliza reputación. Lo activa el color rojo.
 
Suroeste: asociado a tierra y el fuego, es la orientación del amor, relacionada con el verano, simboliza matrimonio, amor, esposos, trabajo en equipo. Es especialmente importante tenerlo activo en una boda, y se activa con buena iluminación y corazones o arreglos alusivos en el lugar , y con los colores  rojo , naranja, oro, amarillo, y rosa.
 
Oeste: asociado al metal y la tierra, es la orientación de los niños, los hijos, y  la creatividad. Simboliza futuro y fertilidad, esta relacionada al otoño, por lo que el blanco o plata lo activa, y el uso de candelabros lo potenciará.
 
Noroeste: es la orientación de los benefactores, y amigos generosos, simboliza relaciones, asociaciones, y viajes. Lo activan el negro y el blanco.
 

Equilibrar los elementos

Se debe además equilibrar los niveles de los 5 elementos que están involucrados con los puntos cardinales o aspectos de la vida: 
 
Tierra, con la vajilla de porcelana y con plantas,  los colores que lo activan son el amarillo, naranja marrón, terracotas.

Madera, con las telas de algodón de los manteles y con las flores en general, los colores que lo activan son todas las gamas del verde. 

Agua con la cristalería, los colores que lo activan son el negro, el púrpura, y toda la gama de los azules.

Metal con los candelabros, es activado por oro, plata, y blanco. 

Fuego con las velas, y activado por toda la gama de los rojos. 
 

Usar pares

El par es símbolo de pareja, de unión y por sobre todo simboliza la relación, por lo tanto, procurar que los elementos decorativos estén de a pares también.
 

Los colores según el Feng Shui

Blanco, representa la pureza y seguridad. Combinado con dorado o plateado, crea un ambiente de calma y relajación.
 
Rojo, promueve el romance. Color de amor, pasión, y alegría. Se dice que este color  trae amor y alegría al hogar.
 
Naranja, inspira afecto, es el color de la comunicación. 
 
Amarillo,  inspira alegría. Es brillo, luz, felicidad y calidez. Para el Feng Shui, mucho amarillo puede traer ansiedad, por lo que debe usarse con moderación. Puede dar luz a los espacios oscuros.
 
Verde, promueve el éxito. Es energía vibrante, ideal para parejas jóvenes que gustan de la aventura y la naturaleza. Una boda en tonos verdes y cafés, será un enlace energético importante con la Tierra.
 
Azul, inspira armonía. Es calma, paz, y confianza. Ideal para decorar una boda en la playa o el mar.  Es una energía muy relajante.
 
Púrpura, inspira pasión. Ideal para bodas, ya que simboliza éxito social, amor duradero, y compromiso eterno. Combinado con rosas, azules, blancos y plata crearían la boda perfecta. 
 
Negro, es el color que simboliza y activa el poder y el dinero. Se dice que trae buena fortuna.