Detalles especiales en los eventos

Los eventos en la actualidad han dado un giro radical, pues años atrás no eran así en lo absoluto. En primer lugar, era muy raro y poco común alquilar un local para un evento.

La mayoría de estos, por no decir todos, se realizaban en las mismas casas o centros de trabajo, ya fueran cumpleaños, bodas, etc.

La organización estaba en manos de la familia anfitriona y no se pedía deliveries ni se contrataban caterings, sino que las mamás, abuelas y tías se encargaban de su preparación. Si alguien hacía un evento en un local, era porque tenía los recursos y por no haber muchas opciones, sino muy pocas, y era demasiado costoso.

Sin embargo todo esto ha cambiado considerablemente, ahora casi nadie organiza solo un evento, sino que se contratan servicios para cualquier tipo de celebración, y existe infinidad de opciones en cuanto a gustos, diseños, colores, temas, costos, en fin... cada vez más la originalidad y exclusividad están a la orden del día.

Además tenemos infinidad de paquetes a escoger, de acuerdo a la economía y preferencia del cliente. También se organizan ferias para asesoría al respecto.

Al comezar a organizarse eventos fuera de la casa y alquilar locales todo cambió, pues de ahí se tomaron en cuenta más y más detalles de lo que no se podía hacer en casas por el espacio, decoración, gustos, etc.

De allí tanta variedad en cuanto a lo que apreciamos ahora y todas las opciones que tenemos para escoger.

 

Algunos detalles a considerar


Si el evento se celebra en un jardín o en campo abierto, la aparición de mosquitos es inevitable. Estos hacen feria con los invitados, picándolos a su gusto durante todo el evento. La solución para esto es un buen repelente como souvenir antes de ingresar al lugar, o hasta sugerir de antemano que los invitados se pongan un repelente para evitar incomodidades.

Como organizadores de eventos, tenemos que tomar muy en cuenta el clima, siendo este un detalle que los clientes pasar por alto a menudo.

Por ejemplo, al casarse, especialmente en nuestra ciudad, pues aquí las lluvias son torrenciales en los meses de enero, febrero y marzo, incluso ya empiezan desde fines de diciembre.

Esto es algo que justamente conversábamos con un grupo de amigas, pues una de ellas pensaba realizar su boda en el mes de Enero.

Le explicamos que no sería lo más apropiado y le hicimos recordar todo lo que suele suceder en esas fechas: sin exagerar, las calles parecen ríos, el día es nublado y frío, su maquillaje y vestido podrían verse arruinados por la humedad, la mayoría de la gente no sale de sus casas durante esas fechas ya que el tránsito se torna terrible… en fin, mucha gente no iría a esa boda por más que quisiera.

Cada lugar, país o región tiene sus pro y contras en todos los aspectos, y si buscamos el éxito del evento, debemos estar al tanto y preparados para lidiar con ellos, entendiendo que siempre habrá un margen de error, pero éste debe ser mínimo y estar bajo control.


He tomado en cuenta solamente dos detalles, sin embargo son muchos más los detalles e imprevistos que ya se han presentado y se presentarán en el transcurso del aprendizaje y experiencia que vayamos adquiriendo mientras avancemos en nuestro trabajo como organizadores de eventos.

Debemos prestar atención a estos detalles y darles la importancia que merecen, pues realmente pueden marcar la gran diferencia en el resultado que buscamos.

 

Sobre el autor:

Verónica Milagros Boggiano Farfán
Diplomado en Organización de Eventos
Arequipa, Perú