Vestido de novia para la boda civil

El vestido de la novia para una ceremonia civil se presta a infinidad de alternativas en cuanto a corte, tipo de escote, texturas y accesorios, por lo que se hace muy difícil decidir por el vestido de novia ideal para lucir en un día tan especial. 

Lo más importante y donde se debe poner especial cuidado es en procurar que el atuendo no pierda la esencia como vestido de novia, buscando siempre además una elección donde la novia se sienta muy cómoda y mantenga intacta su personalidad y carisma. 
 

8 tips para lucir espléndida en la ceremonia civil



1 La boda civil otorga muchísima libertad en cuanto a cómo deben vestir las novias ya que no existen las formalidades y exigencias que presentan las celebraciones matrimoniales religiosas, aunque debemos basarnos siempre en el buen gusto y el sentido común.

Es relevante tener en cuenta que en el caso de no celebrarse además una unión religiosa, pasa a ser el evento central.
 

2 Según la modalidad, las bodas civiles pueden realizarse en locales oficiales o no oficiales: casas particulares, salones, restaurantes, y en el campo, o en la playa. 

- Para una ceremonia civil en el juzgado, registro civil, o ayuntamiento, lo más adecuado es decantar por una vestimenta elegante y sencilla, buscando siempre resaltar la figura y disimular los defectos, luciendo muy elegante en todo momento.  En este sentido, los vestidos cóctel son ideales.

- Para un enlace civil fuera de los locales oficiales se puede optar por un atuendo que deslumbre a los invitados. Dependiendo de si la boda se realiza en una finca, en la playa o en la ciudad, se buscará el modelo más idóneo a la locación, luciendo en todos los casos fabulosamente bien. El vestido puede apostar a un modelo diferente y creativo, pudiendo escogerse uno más atrevido y transgresor.

- Si se trata de una boda civil previa a una ceremonia religiosa, lo recomendable es optar por un atuendo más sencillo para la boda civil, y así resaltar y deslumbrar con el vestido a lucir en la celebración eclesiástica. 


3 Según el estilo que se busque plasmar, se puede optar por:

Vestido largo: es especialmente recomendable para las bodas a celebrarse fuera de los locales oficiales, y en los casos en que no hay ceremonia religiosa posterior, siendo el evento central y único. En estos casos hay mucha libertad en cuanto al corte y escotes, pudiendo elegir un modelo abierto en la espalda, o con uno o ambos hombros al descubierto. Las transparencias están permitidas siempre que luzcan delicadamente finas y discretas, luciendo muy elegantes y atractivas en la espalda.

Vestido corto: es ideal para las novias que se casarán temprano en el día o en jornadas de mucho calor, para quienes realicen la ceremonia en locales oficiales, así como también para quienes celebren adicionalmente una boda religiosa. Es una alternativa para estar y sentirse muy cómodas y relajadas. El corto ideal es 3 o 4 dedos por encima de la rodilla o, a media pierna.

Pantalones: es una elección sofisticadamente elegante para las novias más modernas y desenfrenadas. Lucirá extremadamente fino y glamoroso acompañado de una deslumbrante y atrevida blusa. Hay diseños y cortes exquisitos, que se adecuan extraordinariamente bien para las novias más audaces y originales. 


4 Para toda boda civil lo adecuado es descartar siempre el uso de velo, y de vestidos con cola. 


5 En cuanto a los colores del vestido de boda, existen alternativas muy atractivas en las gamas de los tradicionales blanco, perla, hueso y beige, aunque también se puede optar por otras tonalidades de color, especialmente indicado en los casos de novias que además tendrán la celebración religiosa.

Lo ideal es buscar la tonalidad que más favorezca, según el color del cabello:

Para las rubias y de matices castaño, las tonalidades de color que más favorecen son las más pálidas y suaves; marfil, camel, dorado, rosados, coral, lila, verde y celeste. 

Las morenas siempre se verán favorecidas por los tonos fuertes de rojos, azules, rosados, morados, y sus tonalidades más veraniegas, así como plateados y dorados. Lo más recomendable es evitar las tonalidades muy pálidas o faltas de intensidad. 

A las pelirrojas siempre les quedan bien los tonos más veraniegos y vibrantes de azules, violetas y verdes, así como los tonos del marrón, arena, terracota y dorado.


6 El tipo de peinado puede escapar de recogidos excesivamente rígidos o muy elaborados. Los peinados más naturales, semirrecogidos, más bien flojos con mechones sueltos, suelen ser los más adecuados.

Accesorios como sombreros, pamelas, tocados, turbantes, coronas o pequeñas flores en el pelo, podrán dar ese toque tan especial, siempre y cuando guarde armonía y sintonía con el vestido, el estilo, el lugar y el momento de la celebración. 

 
7 El calzado es un accesorio que cobra mucho protagonismo cuando se luce vestido corto o pantalones, por lo que debe ponerse especial cuidado en que armonice con el resto del atuendo.

Lo más recomendable es optar en todos los casos por zapatos con un tacón muy cómodo, ni demasiado alto ni demasiado bajo.


8 Si la boda civil es la única ceremonia a realizar, amerita llevar un ramo de flores; por un lado se dice que trae suerte, y es sin lugar a dudas un complemento y accesorio que ayuda a dar el matiz de novia a cualquier atuendo.

Se optará en este caso por un tipo de ramo acorde con el vestido y el estilo y entorno de la celebración, sea moderno, atrevido, vintage, romántico, boho; en el juzgado, en la ciudad, en el campo, o en la playa.
 

Vestir al novio


El novio también dispone de una gran variedad de alternativas, aunque siempre debe ir en consonancia y armonía con el atuendo y estilo que haya elegido la novia. 

Lo que siempre y en toda ocasión acompaña correctamente a una novia es un traje oscuro con un toque de color, sea en la corbata, en el chaleco si lo lleva, o en el boutonnerie.

Para el caso de una boda civil muy íntima, lo que se puede y se verá estupendamente bien, es lucir un estilo más casual o de tipo deportivo, aunque siempre muy elegante.