Celebración del Día de las Madres

Mamá está y estará siempre en los más grandes e importantes momentos de la vida.

En los cuidados y el amor de cada día, en los primeros pasos, ayudando a soplar las velitas, orando por bienestar, felicidad y salud en el hogar.

Escuchando siempre y dando el mejor consejo, compartiendo alegrías y ayudando a sobrepasar tristezas. Siendo mejor amiga y confidente. 
 

Su fuerza única, empuje y amor,  nos enseña día a día, que todo es posible

 
Cada año se celebra su día con muchos besos, abrazos, amor y regalos. Se busca así demostrar todo lo que se la quiere y respeta, valorando su amor, cariño, comprensión y cuidado incondicional.

Ella es mamá cada dia, y en todo momento vale la pena celebrar  el  amor por ella. 
 
Nada más lindo que despertar en el Día de la Madre con unas flores, un dibujo, y un desayuno especial que se pueda tomar en la cama o donde ella prefiera.

Se le puede indicar qué tipo de ropa usar para pasar su mejor día sorpresa. Lo más disfrutable de este día es aprovecharse, mimarse, y darle todo ese amor que siempre tenemos reservado a ella. 

Hay infinidad de alternativas para este día, es sólo cuestión de elegir la que más pueda sorprender gratamente a mamá. 
 
 

4 divertidas salidas con mamá

 
Lo ideal es tomarse el día o fin de semana completo, apagar celulares, computadoras y dedicar el tiempo a disfrutarse.
 

1 De picnic en la playa

 
Organizar una ruta en familia por los lugares que más gustan a mamá, de camino a una bella playa es una divertida idea. Llevar una cesta de picnic con todos los productos gourmet que a ella le apasionan.

Disfrutar del aire y el mar, de actividades marinas, juegos de playa, o simplemente caminando. Llevar elementos para disfrutar y jugar con ella, un frisbee, paletas, pelotas, palas y moldes para hacer el mejor castillo en la arena.  Es una hermosa manera de decirle cuánto disfrutamos de pasar tiempo con ella.
 

2 A la aventura extrema

 
Ser mamá no opaca a la niña traviesa que toda mujer lleva dentro, y las hay muy aventureras y audaces que disfrutarán enormemente de un día de mucha adrenalina.

Hay lugares especialmente dedicados a este tipo de actividades, donde desarrollar desde canopy, rafting, paseo en globo, karting, paintball, entre muchísimos otros.  Es especialmente divertido para disfrutar en familia, y se vivirán momentos realmente imborrables.
 

3 Fin de semana campestre

 
Disfrutar de un fin de semana en familia en un hotel, o finca rural. Aprovechar estos días para un máximo relax, si las instalaciones cuentan con aguas termales o servicio de spa, nada mejor que mimar a mamá con masajes reparadores y relajantes.

Salidas a caballo, paseos en bicicletas, noches de fogata y estrellas, renovarán de energías a toda la familia.
 

4 Jornada gourmet y de cata

 
Si mamá es de las que gustan del buen comer, seguramente disfrutará de visitar una viña, sus bodegas y cavas, compartir una cata, conocer más del mundo del vino y cerrar con una cena en su restaurante preferido.

Es ideal para las mamás que tienen hijos más grandes que disfruten a la par de ella, esta  exquisita jornada.
 
 

Desde Siempre

 
  • En la antigua Grecia ya se celebraba el día de las madres, rindiendo honores a Rea, madre de Deméter, Hades, Hera, Hestia, Poseidón y Zeus. 
     
  • Los romanos celebraban a las madres con la denominada fiesta Hilaria o día de la alegría, en el templo de Cibeles.
     
  • Antes de la conquista, en Mesoamérica se honraba la maternidad. La cultura azteca, rendía culto a la madre de su dios Huitzilopochtli, la diosa Coyolxauhqui o Meztli, representada por la Luna.

    Se cuenta que durante la creación del mundo fue muerta a manos de las estrellas, que celosas, le quitaron la vida para que no diera a luz a su hijo Huitzilopochtli, quien representaba al sol.

    Este sí pudo nacer, venciendo las tinieblas. Los indígenas rendían especial tributo a esta diosa y dedicaron a ella hermosas esculturas en oro y plata, revelando la enorme importancia que concedían a la maternidad.
     
  • En Inglaterra, durante el siglo XVII, se celebraba honrando a la Virgen, en lo que se denominaba Domingo de las Madres. Los niños asistían a misa y regresaban a casa con regalos para sus progenitoras. 
     
  • En 1870 Julia Ward Howe, poetisa y activista americana escribió la Proclama del día de las madres, llamando a la paz y al desarme. Si bien 3 años más tarde, mujeres en 18 ciudades estadounidenses realizaron una reunión del Día de las Madres, el entusiasmo se fue apagando. 
     
  • El 12 de mayo de 1907 Ana Jervis quiso conmemorar el fallecimiento de su madre, y organizó el día de la madre para celebrarlo.
     
    Luego de una fuerte campaña por instaurar la celebración a nivel nacional, en 1910 esta fecha ya era celebrada en casi todo Estados Unidos.

    Cuatro años después, el presidente Wilson proclamó el segundo domingo de mayo como fiesta nacional del Día de la Madre.
     
  • Cada 8 de diciembre se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción, fecha que los católicos adoptaron para la celebración del Día de las Madres, honrando a la Virgen María, madre de Jesús.