5 momentos inolvidables en la celebración de toda quinceañera

En las celebraciones de 15 años suelen incluirse momentos muy especiales, tradicionalmente cargados de mucho simbolismo que toda quinceañera sueña vivir.

Es importante elegir los rituales en los que la homenajeada se sienta más a gusto, y que mejor la identifique y represente en este paso de niña a mujer.

A continuación presentamos los 5 rituales más tradicionales y utilizados en la celebración de quince años:

 

1 Corona o tiara


La corona es un antiguo símbolo de la realeza y coloca a la quinceañera como princesa de la familia.

Puede ser de flores, tela o metal, y con cristales incrustados o piedras semipreciosas.

Suele colocarla la mamá a la homenajeada antes de salir a la fiesta, o en la entrada a la misma, en proclamación de las normas que deberá seguir la quinceañera en adelante: dignidad, honestidad, sencillez, cortesía, sinceridad, bondad y amabilidad.
 

 

2 15 rosas y 15 velas


En esta ceremonia quince chambelanes con 15 rosas y quince damas de honor con 15 velas encendidas esperan y reciben a la homenajeada, quien al hacer su entrada, va apagando cada vela como símbolo de cada año vivido, y recogiendo cada rosa ofrecida. 

Las 15 rosas recibidas serán entregadas a la madre como símbolo de agradecimiento por la protección, atención, amor y cuidados recibidos por sus padres durante sus 15 años de vida.
 

 

3 Zapatillas y tacones


Este ritual es el símbolo de transición por excelencia en el paso de niña a mujer, donde la figura masculina más cercana, padre, hermano mayor ó algún otro familiar hombre cambia las zapatillas de la quinceañera por zapatos de tacón, momento en el que estará lista para su primer baile como una verdadera mujer joven.

Suelen ser zapatillas especialmente decoradas y a tono con el vestido, y serán un recuerdo vivo de tan ansiada celebración, de las que se tendrá un especial afecto.
 

 

4 Anillo y medalla


Generalmente los entrega la mamá a la quinceañera durante la fiesta, luego del ritual de las zapatillas, representando el compromiso y amor más puro de los padres, y como símbolo del respaldo incondicional hacia la joven toda vez que ella los necesite.
 

 

5 La última muñeca y el ramo de flores


Es durante el baile de vals donde el papá hace entrega a la homenajeada de su última muñeca. Generalmente es de porcelana y viste igual a la quinceañera.

Es un momento muy emotivo que simboliza el paso de niña a mujer.

Una vez recibida la muñeca, en un acto de animada renuncia a su niñez, entrega la misma a una hermana menor o amiga cercana que esté por cumplir los quince años, y a cambio recibe un ramo de flores, simbolizando un nuevo camino por tomar colmado de nuevos intereses y responsabilidades.