Diciembre de Navidad - El Arbolito Navideño

Durante el mes de diciembre aires festivos giran en torno a la Navidad. Árboles decorados, guirnaldas de luces, el reno Rudolf, las ramas de muérdago, las castañas asadas, Santa Claus, los saludos y villancicos navideños, todo acompaña a esta festividad. 
 
Es un mes de preparativos para el gran evento que cada año celebramos en nuestro hogar, en familia, y no dejamos fuera ninguno de los arreglos tradicionales para esta ocasión. 
 
 

El árbol navideño

 
Es de los símbolos más fuertes en estas fechas, se trata de una conífera de hoja perenne, usualmente de las especies abies nordmanniana y picea excelsa, más conocidas como abetos. 
 
Lo ideal es que sea de forma cónica, y debe ubicarse en una maceta con tierra abonada. Pasadas las fiestas se plantará definitivamente en el jardín, o en algún lugar en las afueras de la ciudad.

La forma triangular del árbol representa la Santísima Trinidad.
 
Se ha popularizado también el uso de árboles artificiales, de materiales sintéticos que imitan dichas especies. Es una tendencia cada vez más generalizada, ya que muchas familias no disponen de un sitio donde plantar el abeto tras las fiestas, y encuentran más práctico armar el mismo cada año. 
 
 

El árbol, un símbolo

 
El árbol de navidad tiene varios significados religiosos, recuerda la redención y se asocia con el árbol de la vida, del jardín del edén. Por ser un árbol perenne representa la vida eterna.
 
En las culturas orientales el árbol es símbolo de encuentro del hombre con lo sagrado, en mesoamérica representa la unión del cielo y la tierra. En muchas tribus y culturas se lo asocia a la fecundidad, la sabiduría y la longevidad. 
 


Decoración del árbol y su significado

 
La forma de decorar el árbol navideño es diferente en cada país. En los países nórdicos las esferas son sustituidas por ángeles y duendes.

En Japón se colocan muñecas, abanicos y sonajeros en las ramas del árbol. En China se adornan naranjos en lugar de abetos, que son símbolo de felicidad.
 


Esferas 


Simbolizan los frutos del árbol, son de diversos colores, y se cuelgan para traer la abundancia en el futuro.

Usar el color rojo despertará la pasión, el oro la riqueza, el blanco la paz, el azul la tranquilidad, el amarillo el éxito, el naranja la alegría, el marrón o beige el trabajo,  y el verde la esperanza. 
 

Campanillas

 
Son muestra de alegría en estas fechas, y colocarlas en el árbol busca la alegría, unión y bienestar en la familia. 
 

Luces

 
Representan la luz y el amor de Cristo. Antes de colocarse luces eléctricas, la iluminación del árbol se realizaba con velas que simbolizaban la purificación y a Cristo como guía del mundo.
 

Guirnaldas y lazos 

 
Simbolizan la unión de las familias, y representan el don de dar y recibir.
 

Estrella

 
Se coloca en la copa del árbol, representa la estrella de Belén y anuncia la redención de la humanidad. Simboliza la estrella que siguieron los tres Reyes Magos y que les guió hasta Belén, es símbolo de fe, guiando la vida de todo cristiano. 
 

Angelito 

 
Simboliza la paz que se vive en estas fechas, y representa al Arcángel que comunicó a la Virgen su estado de buena esperanza.
 

Paquetes

 
Se colocan bajo el árbol, y simbolizan la llegada de Santa, o los Reyes Magos con sus presentes, dependiendo de las costumbres y tradiciones de cada lugar. Lo habitual es esperar a la víspera de la entrega de obsequios, para colocar  los verdaderos regalos. 
 

Fuera de casa 

 
Para la decoración del árbol en lugares públicos y comerciales se estila mantener una misma escala cromática, y los tonos más utilizados son dorados, plateados, rojos, y azules. 
 
 

8 de diciembre

 
La tradición impone comenzar a armar el Árbol de Navidad cada 8 de diciembre, Día de la Virgen, y terminar de armarlo en Nochebuena, colocando en su cima la estrella.

Hoy día se arma entero el 8 de diciembre, y se desarma el 6 de enero, luego de la llegada de Los Reyes Magos.
 

 

Árbol de Navidad cristiano

 
Para los cristianos, el árbol debe tener entre 21 y 28 adornos esféricos dependiendo de la cantidad de días que ese año tenga el Adviento, marcando el inicio del año litúrgico cristiano que comprende los cuatro domingos anteriores al 25 de diciembre.
 
La colocación diaria de cada esfera se acompaña de una oración o propósito, y la estrella que se pone en la punta del árbol representa la fe que debe guiar la vida de cada cristiano. 
 
Las oraciones que se realizan durante el Adviento se diferencian a través de un color determinado, y cada uno simboliza un tipo de rezo.

Azul para oraciones de reconciliación y arrepentimiento, rojas para peticiones, plateadas para oraciones de agradecimiento, doradas para oraciones de alabanza, y verdes para las de abundancia y fortaleza.
 


Leyendas

 
- Los romanos celebraban en diciembre, en honor a Saturno, haciendo, durante las fiestas, entrega de regalos y presentes. Era costumbre adornar las puertas de las casa con coronas de flores y hojas verdes, y colocando un árbol adornado con frutas.
 
- El origen del árbol navideño también remite a los antiguos celtas, que el 21 de diciembre, cuando comenzaba el invierno, acostumbraban a vestir un roble, su árbol sagrado.

Como perdía sus hojas con el frío, lo adornaban con ramas de muérdago, símbolo de suerte y fecundidad, que hoy se coloca en las puertas.

También colgaban frutas, que luego dieron lugar a las esferas de colores, y le ataban antorchas, luego velitas y  hoy luces, para infundir protección y vigor.
 
- Entre las leyendas, una de las más difundidas involucra a pueblos precristianos del norte de Europa, que adornaban un árbol para conmemorar el nacimiento de Frey, dios del sol y la fertilidad.

Con el fin de convertir a los pueblos noreuropeos paganos al cristianismo, la Iglesia Católica, estableció el 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Jesús, para celebrar y honrar así, al Dios cristiano.
 
- Para los cristianos, el origen del árbol de Navidad data del siglo VIII cuando San Bonifacio, obispo inglés, marchó a Germania para predicar la fe. Encontró un grupo realizando un ritual en honor al dios pagano Odín bajo un árbol, y decidió, hacha en mano, derribarlo.

Vio entonces un pequeño abeto que permanecía intacto frente al árbol, y lo tomó como símbolo y revelación del amor perenne a Dios. Luego lo adornó con manzanas, símbolo de las tentaciones, y con velas representando la luz de Cristo.
 


Navidad en el mundo

 

España


Las calles se iluminan con luces de colores. Las familias se reúnen en Nochebuena, 24 de diciembre, y acuden a la misa de gallo a las 12 de la noche.

Las casas se adornan con belenes,  luces, el árbol de navidad, y villancicos. Tales tradiciones han impregnado las navidades en latinoamérica.
 

Alemania


El día de Navidad, 25 de diciembre, los niños esperan con impaciencia los regalos. Al sonar una campanilla colocada detrás de la puerta del salón, los niños corren debajo del árbol, donde se encuentran sus regalos. 
 

Bélgica


La costumbre es salir a patinar por los ríos helados el día de Navidad, luego de la típica comida familiar.

El 4 de diciembre llega San Nicolás a la ciudad para comprobar que los niños han sido buenos, y dos días más tarde regresa con regalos y caramelos, y deja una ramita en el zapato a los más traviesos.
 

Irlanda


La decoración navideña en Irlanda es tradicionalmente en base a velas. 

Se coloca una gran vela blanca en la entrada de la casa, o en alguna ventana.

La enciende el más pequeño de la casa el día de Nochebuena, como símbolo de bienvenida a la Sagrada Familia, y podrá ser apagada solo por una niña o mujer llamada María.