Celebración del Año Nuevo Judío

El Año Nuevo judío o Rosh Hashaná se celebra el primer y segundo día del mes hebreo de Tishrei, setiembre - octubre, por considerarlo el mes en que Dios creó el mundo, y en el día en que  fue creado el primer hombre, Adán.

Son días de plegaria y sensibilidad muy especiales. Rosh Hashaná es un tiempo para resoluciones, para planear una vida mejor. Es el momento de realizar una introspección, mirar hacia atrás en los errores del año ya vivido, y pensar en los cambios a realizar en el nuevo año. 
 
Este año nuevo 5774, inicia al atardecer del miércoles 4 de septiembre de 2013, cuando sale la primera estrella, y se celebra durante los días 5 y 6, hasta la salida de la primer estrella.
 

Por un año Bueno y Dulce

 
Shaná Tová es el saludo tradicional de Rosh Hashaná, que en hebreo significa Año Bueno, así como también Shaná Tová ve Metuká,  Año  Bueno y Dulce.
 
El judaísmo enseña que todo lo que sucede es para bien, y parte de la voluntad divina. Incluso lo que parece malo o amargo a nuestros ojos, en realidad es bueno, por lo que se pide a Dios por un año bueno, pero además que sepa dulce, o no muy amargo.
 
 

Costumbres y tradiciones para encarar el mejor año nuevo

 
Es vital no enojarse en estos días. Uno debería evitar enojarse durante todo el año, pero es especialmente importante evitar hacerlo en Rosh Hashaná
 
Asimismo es sumamente importante evitar dormir durante el día, o estar ocioso en Rosh Hashaná. Si se duerme o se está ocioso iniciando el año, la buena fortuna también duerme.
 
Un dia activo, animado y de buen humor será lo más propicio para recibir un año que se anhela afortunado, bueno y dulce. Se debe vestir alegría, y llenar el corazón con buena voluntad y amor, para que nuestro comportamiento sea también una señal favorable.
 

Sonido del Shofar

 
El precepto central y más importante en los festejos de Rosh Hashaná es escuchar, el sonido del shofar. Es un cuerno curvo de carnero, de más de 10 cm de largo que se sopla varias veces en los 2 días de celebración.
 
La celebración del año nuevo comienza con el sonido del shofar durante la plegaria matutina, como llamado a la meditación, para promover un balance de las acciones realizadas. El shofar no se toca si Rosh Hashaná cae en Shabat.
 

Tashlij

 
El primer día de Rosh Hashaná, luego del rezo de la tarde, se acostumbra acudir a una fuente de agua natural con peces, río o mar, para recitar el texto del Tashlij
 
El agua simboliza la bondad divina, y los peces con sus ojos siempre abiertos representan los ojos del Creador, velando siempre por nosotros. 
 
El ritual incluye agitar los pliegues de la ropa tres veces, y vaciar los bolsillos al río, con la intención del corazón de despojarse y arrojar al río todos los errores y pecados, a través de una profunda introspección y compromiso de cambio.
 

Una cena festiva colmada de simbolismos

 
Durante la cena de Rosh Hashaná se comen alimentos que simbolizan lo que se desea para el nuevo año. 
 
El pan tradicional, jalá, será en esta ocasión una trenza redonda, como símbolo de plenitud y ciclo de la vida, en un círculo sin principio ni fin.

Luego de bendecirlo, es costumbre untar el pan en miel, como símbolo y deseo de un nuevo año dulce.
 

Simanim

 
Muchos simbolismos surgen del juego de palabras que conecta el nombre de algunos alimentos y la protección que se busca o anhela. 
 
La costumbre es recitar una corta plegaria que alude al simbolismo de cada uno de ellos, antes de comerlos.
 
El libro Kaf Hajaim enseña el orden correcto en que se deben consumir estos alimentos, de acuerdo a la ley judía y a la kabalá.
 
Dátiles, son dulces, y consumirlo simboliza una buena señal. La palabra dátiles está asociada al término destruir, y su simbolismo apunta a destruir cualquier amenaza. 
 
Remolachas, está asociado a la palabra eliminar, alejar, por lo que comerla simboliza eliminar o alejar a los adversarios.
 
Puerros, palabra asociada a diezmar, destruir, y consumirlo simboliza una protección frente a los enemigos. 
 
Calabaza, término que se asocia a proclamar, y romper, comerla simboliza pedir a Dios proclamar nuestros méritos, y romper o anular nuestra sentencia, o malos decretos.
 
Vainicas, chauchas o judías, y zanahorias se asocia al término aumentar, por lo que comerlas simboliza nuestro anhelo de acrecentar o incrementar nuestros méritos.
 
Granada, se come con el deseo de aumentar en cantidad nuestros méritos, y que lleguen a ser tantos como los granos o semillas contenidas en una  granada.
 
Cordero, comer de la cabeza de cordero o pescado, simboliza el deseo de siempre ser la cabeza y no la cola, y es en recuerdo de la promesa bíblica: Y te pondrá Dios por cabeza y no por cola, cuando obedecieres a los mandamientos del Eterno, tu Dios. 
 
Manzana y miel, finalmente se bendice también y se come un trozo con miel diciendo: Que sea tu voluntad, Dios, renovarnos para un año nuevo bueno y dulce.
 
Una vez finalizado con los simanim,  se continúa con la comida festiva, acompañada de mucha alegría, cantos, y palabras de la Torá.
 

Segunda cena

 
En la segunda cena de Rosh Hashaná, dentro de las plegarias y rituales, se bendice y degusta una fruta de estación que no se ha comido aún en la temporada, simbolizando la iniciación de algo nuevo, el año nuevo.
 

Fechas de Rosh Hashana en próximos años 

5775 se celebrará el 25 y 26 de setiembre de 2014, 5776 el 14 y 15 de setiembre de 2015, 5777 el 3 y 4 de octubre de 2016, 5778 el 21 y 22 de setiembre de 2017, 5779 el 10 y 11 de setiembre de 2018, 5780 el 30 de setiembre y 1 de octubre de 2019, 5781 el 19 y 20 de setiembre de 2020, 5782 el 7 y 8 de setiembre de 2021.