Luna de Miel paradisíaca en el Índico Sur

Isla Mauricio


Es una de las islas que conforman la República de Mauricio, junto con Brandon, Cargados Carajos, Rodrigues y Agalega.

Forman parte de las islas Mascareñas, junto con la isla francesa La Reunión.

Fue colonia portuguesa, holandesa, francesa y británica, y se la conoce también como la Isla Playa. 
 
Como destino extraordinariamente hermoso para una paradisíaca luna de miel, Mauricio es una isla de vegetación exuberante con abundancia de palmeras, cocoteros y todo tipo de flores exóticas, de clima cálido y húmedo, rodeada de arenas finas y blancas, como alfombras que invitan a internarse en lagunas y bahías de aguas oceánicas templadas, de  color turquesa cristalino, cercado por un extenso jardín coralino.
 
Adentrándonos en las islas, encontramos una zona de bosques y montañas, con cascadas, cráteres y valles cubiertos de una riquísima y frondosa vegetación de bosque tropical. Hay un mirador que está ubicado en lo más alto, junto a una de sus más hermosas cascadas de agua. 
 
Posee costas ideales para la práctica de buceo, pesca y deportes náuticos en general, y son además especiales para simplemente tumbarse en sus playas de blanquísima arena fina, y darse deliciosos chapuzones en sus aguas cristalinas.
 

Datos Generales

 
Ubicación, al suroeste, SO del Océano Índico, a 900 Km. de Madagascar.
 
Clima, es cálido, con temperaturas moderadas debido a la influencia oceánica, con temporadas marcadas:
 
Épocas secas, son las más disfrutables, entre mayo y junio, o setiembre y noviembre.
 
Verano, de diciembre a abril es posible disfrutar del cálido y húmedo verano, sin embargo debe tenerse en cuenta que febrero es el mes de los posibles huracanes o ciclones. 
 
Invierno, entre julio y agosto, es muy agradable, y la costa este suele ser más ventosa en esta época.
 
Idiomas, el idioma oficial para negocios es el inglés, sin embargo el francés y el criollo son los más hablados.
 
Religión, la mitad de la población es hinduista, aunque también hay población católica, musulmana, y protestante.
 
Moneda, la moneda oficial es la rupia mauriciana, MUR, el euro es aceptado en todos lados, y algo más de 30 rupias, MUR, equivalen a 1 dólar americano. Se recomienda siempre chequear el tipo de cambio antes de viajar.
 

Deportes

 
Es una isla ideal para quienes disfrutan de deportes extremos y turismo aventura, con infinidad de actividades en directo contacto con la naturaleza, entre ellas trekking, senderismo, windsurf, kite surf, surfing.

Pero sin lugar a dudas el pasatiempo preferido en la isla es el buceo.

El agua cristalina de Mauricio, su espectacular temperatura, los más de 300 km. cuadrados de jardines coralinos en sus profundidades, y la posibilidad de observar y compartir las aguas con infinidad de peces y flora marina, lo hacen único.
 
Para quienes aman la navegación, hay infinidad de posibilidades. En Grand Baie se puede rentar por horas o días, barcos y veleros de todo tipo, con y sin tripulación.

También se puede navegar en el  “Isla Mauritia”, espectacular goleta de época, construida en 1852, que durante una jornada entera recorre la mayor parte de la costa.
 

Transporte

 
Autobús, es lo más utilizado, posee dos estaciones principales en Port Louis, la capital de Mauricio. En Place d’ Immigration salen los buses que se dirigen al norte de la isla. En la terminal de Plaza de la Victoria parten los autobuses que se dirigen al resto de la isla. 
 
Taxi, es más barato que alquilar un automóvil, y la ventaja es que prácticamente siempre el conductor hará de guía. Sin embargo no está de más, y es siempre aconsejable acordar un precio antes de realizar el viaje para evitar sorpresas.
 
Alquiler de automovil, si la opción es alquilar un automóvil, se debe tener en cuenta que en Mauricio se maneja por la izquierda. Igualmente no sería lo más recomendable si contamos el tiempo que podremos perder en perdernos y encaminarnos correctamente en los distintos paseos.
 

Paseos

 
Port Louis: ciudad capital de Mauricio, se encuentra en la parte oeste de la isla, fundada por los holandeses en el año 1735. Allí se podrá visitar, entre otros puntos, la catedral St. James, las Mezquitas, el Museo de Correos, y el Hipódromo. Su puerto es uno de los más activos del océano Índico.  
 
Es una ciudad muy pintoresca con monumentos, galerías, grandes tiendas de marca, el pintoresco mercado típico y tradicional, avenidas repletas de lujosos restaurantes con una grandísima variedad gastronómica, comida criolla, china, japonesa, italiana, asiática, hindú, así como también la de tipo más internacional. 
 
Pamplemousses: a 20 Km. al norte de la capital, con el magnífico jardín botánico, llamado Seewoosagur Ramgoolam, es de los lugares más visitados.

En este jardín  hay una especie de palma llamada Talipot, que increíblemente  florece cada 60 años.

Tiene además infinidad de árboles, plantas exóticas, pájaros y grandes tortugas centenarias. 
 
Curepipe, y su parque botánico situado en la región de Plaines Wilhems, es el lugar más alto de toda la isla, a 650 metros sobre el nivel del mar, donde se disfrutará de la espectacular y maravillosa vista de sus valles, cascadas y montes. 
 
La Vanille, al sur de la isla, con un parque de cocodrilos donde además se podrán ver enormes tortugas, iguanas y camaleones. En su restaurante se puede pedir carne de cocodrilo y en la  tienda del parque venden sus pieles. 
 
Chamarel, con “La Tierra de los Siete Colores”, generada hace miles de años como resultado de sucesivas explosiones volcánicas. Una vez se arriba al lugar, se divisa una espectacular cascada desde lo alto del monte. 
 

Hotelería

 
Grandes y lujosas cadenas hoteleras disponen de unos impresionantes y magníficos  complejos que ofrecen una gigantesca variedad de servicios.

La oferta es muy grande a lo largo de toda la isla, siendo realmente difícil elegir entre tantas opciones. 
 
Reservando el hotel con antelación es posible conseguir importantes descuentos.

Adicionalmente, en la mayoría de los hoteles es posible cancelar la reserva hasta el día anterior a la llegada, y no es necesario realizar pago alguno hasta la llegada al hotel.
 

Gastronomía

 
La cocina mauriciana refleja perfectamente su cultura local, siendo muy cosmopolita y plural, conjugando  la influencia hindú, china, criolla y europea. 
 
Entre los pescados de la isla se destaca el Blue Marlin. Para acompañar pescados, calamares y pulpos, la salsa vindaye es muy especial, a base de ajo, azafrán, jengibre, y guindilla, una verdadera delicia. 
 
Vendedores ambulantes, en pequeños carros, ofrecen el tan popular paratha, pan hindú que se puede rellenar con diferentes tipos de  verduras, carnes y pescados, y acompañarlos de exquisitas salsas. 
 
Los platillos más populares de la isla son los currys, a base de cerdo, ternera y pollo, acompañados de tamarindo y salsas de mango. Para quienes gustan del picante, son muchos los platillos que se acompañan de picantisimas salsas. 
 

Curiosidades

 
En 1847 La República de Mauricio fue el quinto país del mundo en emitir sellos postales. Se emitieron ese año 2 tipos de estampillas, Red Penny y Blue Penny, éstas son probablemente de las más famosas del mundo, muy raras, y por lo mismo, muy caras.
 

Un recuerdo por siempre

 
El recuerdo que jamás se borrará de una visita a Mauricio, y que se atesorará grabado en el corazón, es la sonrisa eterna plasmada en los rostros de cada mauriciano, y el gesto tan amable y servicial que siempre tendrán para con los turistas.