Eventos de altura

Siempre habrá un motivo para festejar aniversarios, bodas, cumpleaños, compromisos, sueños…. y gustos variados para realizarlos.
 
Algunos se decidirán por la comodidad de la mañana, otros por el romanticismo de un atardecer, la sobriedad de la noche, un largo festejo vespertino; desayunos, brunch, comidas o cenas que escriben en nuestra historia momentos para recordar.
 

Pero ¿qué pasa con aquellos amantes de la naturaleza?


Aquellos que desean todos estos especiales recuerdos pero en un lugar que les permita experimentar una sensación de libertad, que rompa con la rutina de la vida cotidiana, que tenga como fondo un paisaje inigualable en el que puedan disfrutar con aquellos que comparten la misma pasión; en donde se respire el aire puro y para el cual requerirán un OdE (organizador de eventos) que se atreva a romper esquemas y realizar un "Evento de Altura".
 
Me gusta llamarlo así, en especial por aquellos eventos de carácter social pero que se tienen que organizar en alguna montaña, en donde la altura será el reto principal.

Llevar a cabo el montaje del escenario sobre el cual enmarcaremos el festejo a 4500 metros sobre el nivel del mar se vuelve toda una hazaña, sin embargo la palabra “posible” será la clave para lograrlo. 
 
Estos eventos de “Altura” están dirigidos en la mayoría de las ocasiones a deportistas extremos, de alto rendimiento, alpinistas, corredores, quienes buscan festejar en aquellos lugares en los que disfrutan estar realizando lo que más les gusta hacer. 
 
Comprometerse, la entrega del anillo de compromiso, comer con los amigos por un año más de vida e incluso la renovación de votos y casamientos que se tendrán que organizar a una altura considerable… hoy me referiré a la montaña más alta de nuestro México: Pico de Orizaba, ubicada a 5747 metros sobre el nivel del mar, también conocida como Citlaltépetl (Monte de la estrella). 
 
 

Logística

 
La logística requerirá como todo proceso de organización, una planeación en la que tendremos que armar un equipo de trabajo con personal comprometido y con excelente condición física para el montaje, además de estar apoyados por un guía de montaña que supervisará los pormenores relacionados con las condiciones climáticas, ubicación, mal de montaña por mencionar algunos puntos. 
 
Contar con personal de primeros auxilios dentro de nuestro Staff, nos brindará un plus para poder solventar cualquier problemática de salud que se pudiera presentar. 
 
El trabajo en equipo con un chef que sepa prender un buen fuego en altura será ¡de lo principal! Ya que  disfrutar de un buen banquete en el frío sorprende y reconforta a cualquier invitado.  Un chef que nos ayude a presentar los menús que pueden ser útiles para estos festejos y que tengan las calorías necesarias para que los comensales recuperen calor y energía durante su estancia.
 
Las bebidas que podamos ofrecer deberán contener el menor alcohol posible, casi siempre sugiriendo un ligero y buen vino blanco ya que el vino tinto podría provocar dolor de cabeza por la falta de oxigenación estando en la montaña, hidratar a nuestros invitados con bebidas isotónicas y suficiente agua permitirá que se sientan excelentemente bien.
Recordemos que la loza en la que sirvamos todo nuestro banquete deberá ser de primera calidad, copas, vasos de cristal, mantelería, sin perder la calidad de servicio que ofrecemos en la “tierra”.
 
Un evento outdoor nos permite echar a volar la imaginación, tener elementos que realzarán la ambientación por la que se haya optado, probablemente tengamos que agregar pocos detalles. 

 

Pico de Orizaba
 

Si la decisión es una cena bajo las estrellas, el Pico de Orizaba será benevolente al ser nuestro cómplice en la iluminación; probablemente le daremos un toque romántico únicamente agregando algunas  velas o bombillas con focos leds pero simplemente el contrastante y profundo cielo estrellado hará que los festejados puedan tener un espectáculo de ¡estrellas fugaces! 
 
Acompañar el evento con antorchas para delimitar el área, una buena mesa de madera con una cesta personalizada en la que incluyamos frutas secas, chocolates, dulces y algunos detalles más podrán ser los must del momento.
 
Dejemos el tradicional día de campo a un lado y optemos por ofertar un picnic de lujo, en el Pico de Orizaba se podrán romper con los esquemas establecidos, en dónde sólo podíamos llevar emparedados, refrescos de lata y algunas frutas y en el que  ahora puede convertirse en una excelente opción para festejar a los chiquitines de la casa, o compartir un exclusivo día del amor y la amistad; hasta un cumpleaños.
 
Un evento de altura es un reto que mezcla diversos compromisos pero que al final nos muestra un área más en la que como organizadores de eventos podemos desenvolvernos, conjugando nuestras más locas y divertidas pasiones.
 

Sobre el autor:

Gabriela Ramos Monzón
Diplomado en Organización de Eventos
Tehuacán, Puebla, México