Entrada de la novia a la Iglesia - Protocolo de Bodas

Es importante tener presente una serie de detalles para cumplir adecuadamente con el protocolo de la ceremonia de matrimonio.

Debemos tener claro los distintos momentos, cómo se realiza la llegada a la Iglesia, en qué orden llegar, cómo se ubican los invitados, cómo se realiza la salida de la Iglesia.
 


Llegada a la iglesia

 
Los invitados deben ser puntuales para que cuando llegue la novia, estén todos en la iglesia, en su sitio, y bien ubicados.

Existe sin embargo un orden protocolar para la llegada de los novios y sus familiares:
 
 

Novio y Madrina 

Los primeros en llegar a la iglesia deben ser el novio acompañado de la madrina, que generalmente es su madre. Ellos deben dar la bienvenida a los invitados conforme van llegando, y deben esperar a la novia en el altar.

 

Madre de la novia, padre del novio y familiares más cercanos

Llegar seguidamente para también dar la bienvenida al resto de invitados. Usualmente llegan primero los más jóvenes.

 

Testigos

Los testigos deben ubicarse en las bancas a ambos lados del altar, o  en las que se encuentren más cerca del altar. Los testigos de la novia irán a la izquierda y los del novio, a la derecha. 

 

Invitados

De acuerdo al más estricto protocolo los invitados se ubicarán al revés que los testigos; los de la novia en los bancos de la derecha, y los del novio en los bancos de las izquierda.  

En los primeros bancos los familiares con un lazo de consanguinidad más fuerte: hermanos, abuelos, tíos, primos y, seguidamente, los amigos.
 


Pajes o niños de arras

Los niños deberán recibir a la novia en la entrada de la Iglesia y pueden entrar delante o detrás de ella.

 

Novia y Padrino

La novia entrará a la iglesia acompañada del padrino, que generalmente es su padre.

La novia debe de ir tomada del brazo izquierdo del padrino, y ambos caminarán con pasos cortos, juntando los pies con cada paso.

Ajustando una diferencia de minutos en los relojes, se logrará coordinar el tradicional retraso de la novia, aunque el mismo no debe exceder los 10 minutos.
 


Ubicación en el altar

 
Una vez en el altar, el padrino tomará la mano de la novia, y se la entregará al novio.

Este acto rememora el sentido de pertenencia que tenían antiguamente los padres respecto de sus hijas, transfiriendo dicha posesión al novio, y que hoy no simboliza más que la bendición del padre a la unión de la pareja. 
 
Según el protocolo tradicional, la novia debe situarse a la izquierda del novio, la madrina al lado izquierdo de la novia y el padrino al lado derecho del novio. 
 
El motivo de esta ubicación se remonta a antaño. El novio debía estar siempre preparado para un eventual ataque, por lo que debía dejar su mano derecha libre para poder desenvainar el arma.

Asimismo, la madrina debía estar a la izquierda de la novia para atenderla de ser necesario. Convengamos que muchas veces se celebraban matrimonios sin el consentimiento del padre.
 
Hay otra forma de ubicarse, donde sólo los novios se sitúan frente al altar, ganando mayor protagonismo, aunque siempre la novia a la izquierda del novio. Los demás ocupan el presbiterio; a la derecha se colocan los testigos y padres del novio, y a la izquierda los de la novia.
 
 

Salida de la Iglesia

 
El cortejo de salida de la iglesia, se hará en el siguiente orden, y respetando siempre la ubicación de las damas a la izquierda de los caballeros: 
 
  • Pareja de recién casados, encabezando la salida. 
     
  • Niños de arras o pajes, seguirán detrás de los recién casados.
     
  • Padrinos 
     
  • Madre de la novia y padre del novio 
     
  • Testigos, idealmente alineados en parejas.
 
 

Saludo 

 
Tras el saludo y la lluvia de pétalos de rosas, arroz, o mariposas, los recién casados abordarán el automóvil y serán los primeros en abandonar el lugar para dirigirse al sitio donde se realizará la celebración, recepción o banquete.


Viva los novios!, rituales de buenos augurios
 

  • La tradición de lanzar arroz a los recién casados es muy antigua, como símbolo de fertilidad, y augurando la llegada de muchos hijos. 
     
  • Lanzar pétalos de rosas augura y simboliza un futuro dulce y pleno, si son blancas simbolizan además la pureza, y rojas un gran amor. 
     
  • La mariposas que está tan de moda liberar durante el saludo a los recién casados, es símbolo y augurio de fortuna y prosperidad.