12 consejos para elegir la fecha de la boda

Al elegir la fecha más propicia para la boda se suele tomar en cuenta la mejor época del año, o bien una fecha con un significado muy especial para los novios, contemplando siempre aspectos prácticos, así como también del gusto personal de la pareja.

Fecha de la boda

En la mayoría de los casos la elección surge de la combinación de suerte, estrategia, y cierta cuota de capricho; y para lograr la mejor fecha, lo más recomendable es contar con suficiente tiempo, y tenerla decidida con una antelación de entre seis meses y un año.

Es importante contemplar aspectos como el tipo de boda que se tiene pensado celebrar, la estación del año, la hora de la ceremonia; el lugar de la misma de acuerdo a su disponibilidad y características; y para los más supersticiosos será prudente guiarse por la alineación de sus planetas regentes, los designios del horóscopo o la fase de la luna, inspiraciones muy válidas al elegir la fecha del matrimonio.


12 recomendaciones a tener en cuenta al elegir la fecha de la boda


1 Fecha especial


Nada más romántico que casarse el día en que cruzaron la primera mirada, la primer salida, el primer beso, cuando se hicieron novios, o se comprometieron. 

Son fechas muy románticas y llenas de simbolismo, que bien pueden tenerse en cuenta al momento de elegir la fecha de celebración de la boda, siempre y cuando el calendario y época del año acompañe. 

Fecha de la boda


2 Día de la semana


Los días estrella son los viernes a la tarde-noche y los sábados, ya que al día siguiente no se trabaja.

En la actualidad se estila cada vez más casarse los jueves o domingos pues los costos se reducen notablemente, y el domingo por la mañana es una excelente alternativa para quienes anhelan una boda diurna.

Según antiguas creencias populares casarse un viernes propicia un matrimonio feliz, con un amor duradero; y casarse un domingo atraería la abundancia, la salud, y la alegría al nuevo hogar. 


3 Estación del año


Los meses de primavera y verano suelen ser los más costosos, sin embargo acaparan la mayoría de las bodas, aunque evitando las semanas de vacaciones y celebraciones especiales, para asegurar la asistencia de los invitados. 

Fecha de la boda


Se busca que los novios gocen de buen tiempo, huyendo de la temida lluvia, aunque para muchos representa un buen augurio, y que los invitados puedan lucir las mejores galas, que será inmejorable con temperaturas acogedoras.

Los meses de invierno y lluviosos suelen ser menos buscados por los novios, que suelen  escapar del frío o la lluvia copiosa para su gran día. Las temperaturas bajas imposibilitan el lucimiento de novia e invitados, aunque los costes serán menores ya que los salones de banquetes de bodas tienen escasa demanda en estas fechas. 

Una alternativa menos costosa, muy romántica, con un clima no tan adverso, y donde se podrá encontrar muchas opciones es entrando al otoño.


4 El día o la noche


Optar entre el día o la noche depende entre muchos otros aspectos, del estilo de boda que se tenga pensado celebrar, el día de la semana, y la estación del año elegida.

El glamour de la noche no se compara con ningún otro momento del día, y los novios más elitistas lo preferirán siempre. La elegancia de la noche permite además unir naturalmente el banquete con la posterior fiesta de baile. 

La noche se considera el ambiente ideal para cualquier boda, no importando mayormente el lugar, ya que se presta para vestirlo glamorosamente a través de la iluminación y otros recursos que se pueden implementar para que luzca extraordinariamente elegante, tanto el lugar como así también los novios.

En cuanto a las bodas diurnas, el final de la tarde es el momento más mágico del día para las bodas y sus celebraciones, pudiendo naturalmente conectar el cóctel y el baile. 

Las bodas en la mañana y durante el día suelen ser las mas romanticas, y donde cobra gran protagonismo el lugar elegido para tal celebración. Suelen lucirse en espectaculares parques, fincas, extraordinarias playas o impresionantes rincones campestres.
 

Fecha de la boda

5 Feriados con puente


Es recomendable revisar en el calendario los feriados con puente para evitar estas fechas, ya que podría coincidir con la salida a vacaciones de muchos invitados que eventualmente no llegarían a la celebración.
 

6 Días de la novia


Para muchas mujeres lo más adecuado es revisar la fecha de su ciclo menstrual para evitar que el día de la boda y luna de miel estén en sus días, sobre todo para quienes no la pasan especialmente bien en esos días.
 

7 Boda religiosa


En caso de celebrar bodas religiosas, se debe chequear que la fecha programada no coincida con celebraciones específicas de la religión, ya que por ejemplo, en días santos o de pascua está prohibido celebrar misas de bodas católicas.

Asimismo, si además de la boda civil se llevará a cabo una ceremonia religiosa y una recepción, se debe definir si se realizarán los tres eventos el mismo día, o agendar fechas distintas para la boda civil y la religiosa.
 

8 Templos y salones


Las iglesias y los salones más solicitados suelen tener largas listas de espera, por lo que conviene, con tiempo, comenzar por estos puntos para tener fechas alternativas; las demás piezas se irán adecuando, y se podrán definir así fechas definitivas para la celebración de la boda. 
 

Fecha de la boda

9 Boda al aire libre


Si la elección es celebrar la boda al aire libre, se debe tener mucho cuidado al elegir la época del año, buscando evitar los meses con mayor probabilidad de lluvia, y de mucho frío.

Lo ideal en estos casos es realizar la boda en horas del día, teniendo en cuenta que durante la noche y en lugares muy altos, las temperaturas tienden a bajar considerablemente.
 

10 Boda en la playa


Para las bodas a celebrar en la playa es muy importante tomar en cuenta la época de huracanes y de lluvias intensas, para planear la boda suficientemente alejada de estas fechas.
 

Fecha de la boda

11 Viaje de luna de miel


La fecha del viaje está directamente relacionada con la fecha de la boda, por lo que debe tomarse en cuenta aspectos como el clima, y las temporadas altas y bajas de los lugares alternativos donde se quiera viajar para la luna de miel.

Los precios y cupos de viaje y alojamiento son considerablemente distintos en temporada alta y temporada baja, por lo que es importante tenerlos en cuenta una vez determinada la fecha de la boda. 
 

12 Sólo para los más supersticiosos:


La Luna
Según las fases de la luna y las tradiciones más populares, casarse en luna llena augura un matrimonio fértil con hijos, al tiempo de asegurar la más romántica luna de miel, acompañados de una gigante luna llena.

Asimismo una luna creciente asegura un matrimonio armonioso y duradero, mientras que se desaconseja el enlace matrimonial durante la luna nueva o menguante.


Martes
Se consideraba un día nefasto para celebrar una boda, y los enlaces matrimoniales llegaron a estar prohibidos los días martes durante el Imperio Romano... “martes, ni te cases ni te embarques”.
Fecha de la boda


Enero
No era el mejor mes para casarse, considerado tradicionalmente como un mes de escasez y dureza, propiciaba una vida de penurias a quienes se casaran en este mes del año.

Día 13
Si bien para la gran mayoría es sinónimo de mala suerte, para muchos puede representar un día de buenos augurios.


El mejor aliado en la búsqueda de la mejor fecha para celebrar el matrimonio será sin lugar a dudas el tiempo, contar con suficiente tiempo redundará en más y mejores opciones y alternativas para elegir.